Samuel, ‘el patriarca’, cumplió su sueño de boxear en las olimpiadas de Río