Petición de mano para todos los públicos: el ‘flashmob’ que le hizo Antón a Marian