Patricia encuentra su suerte en la escayola de un obrero