La pasión, según Velasco