¡Julián finge su propio secuestro!