Doña Mercedes, obsesionada con la seguridad, fue asesinada en su propia casa