Restaurantes raros en Tokio: ¿Cenar entre ninjas o en una cárcel?