La premonición de Álvaro: “Tu cita va a ser igual de rabiosa”