La peor primera impresión de la historia de 'First dates': "Por dios, me muero, antes me tiro al tren. No estoy tan desesperada"