Matías: “Vamos a empezar a vender brújulas en el restaurante para que se centre la gente”