Un comentario de un compañero del colegio cambió la vida de Andrea: “Ahí me hice el flequillo”