La confesión de Azahara en plena cita: “Te agradezco sinceramente que no hayas entrado con el pelo suelto”