El grito desgarrador de Ceballos tras el pisotón de Cerri: los italianos fueron a por él