La herencia de María Asquerino, en manos de un "okupa de lujo"