Turismofobia o rentabilidad: ¿hasta dónde quiere llegar Barcelona admitiendo turistas?