'En el punto de mira' se adentra en uno de los 'after' más conflictivos de Madrid