El Presidente de Extremadura defiende la Isla de Valdecañas y confía en que no habrá demolición