'Encantadores de serpientes': El modus operandi de constructores sin escrúpulos