Hasta el metro de Corea del Norte es un búnker preparado para la guerra