El xef ‘se cuela’ en una cocina callejera de Singapur... ¡Y se pone las botas!