El dueño de ESABE está huído