Los cinco sitios que se nos han ido de las manos, por Nacho García