El reto de José Ribagorda: aguantarse la risa como buen presentador de informativos