El poder de Javier Abascal para hipnotizar y convertir a un chico en gallina (o eso dice)