Animalistas entran en una granja de Barcelona para protestar por las condiciones de los cerdos