Tras la investidura fallida, las vacaciones de los políticos españoles están bajo el punto de mira