La falta de preparación de los médicos, los plazos y la organización del sistema alargan la agonía de los solicitantes de eutanasia