Lo primero que ha hecho Colau como alcaldesa: poner el lazo amarillo en el Ayuntamiento