Los enviados de la rabia, en plató