La psicofonía de lo que parece ser una mujer amordazada impresiona a Iker Jiménez