La corriente del espiritismo entró con fuerza en la fotografía de mediados del siglo XIX