La competición global por conseguir el mejor selfie provoca numerosas muertes