Francisco Sanz dotaba de alma a sus muñecos autómatas a principios del siglo XX