La misteriosa muerte de Elisa Lam en un tanque de agua en la azotea del hotel Cecil