Los íberos cortaban cabezas para demostrar que habían ganado y luego las exhibían