El sobrecogedor testimonio de Paloma Navarrete en la casa de Córdoba