Trejo: “Vimos una figura suspendida en el aíre que desprendía una luz fluorescente”