El informe sobre la muerte de JJK siembra la duda sobre una posible conspiración para acabar con él