Ángel vive una experiencia insólita en la Facultad de Badajoz y aguanta diez minutos