Un esqueleto enterrado de forma siniestra tiene desconcertados a los científicos