El relato de una enfermera: "La energía que se palpaba era asfixiante, como si algo se lo quisiera llevar de allí"