Delfines, perros y gatos: El don de los animales que se convierten en oráculos de la muerte