Cuba y los ataques sónicos, la nueva amenaza para Estados Unidos y Canadá