Garrido advierte a los nuevos investigadores: “No seas Quijote, sé Fuenteovejuna”