Una estudiante de Historia del Arte siente la presencia de un ser en el Museo Reina Sofía