¿Debemos desconfiar de la nueva educación?