A botellazo limpio recibieron los radicales del Atleti a los madridistas en el Calderón