Dos minutos y cuatro hombres: un atraco muy veloz