Un cementerio ilegal para mascotas, en un paradisíaco paraje ibicenco