La camisa milagro... ¡que no se mancha ni se arruga!